La República mexicana, y particularmente la Ciudad de México, se han caracterizado, a través de los años, por mantener sus puertas siempre abiertas a todas aquellas personas que buscan asilo y refugio.


La postura del Gobierno de la Ciudad de México no ha cambiado, por el contrario, se mantiene abierta y solidaria desde el pasado hasta el presente, prueba de ello es el apoyo recientemente brindado a las caravanas de personas migrantes que recibieron, de parte de la Ciudad de México, apoyo durante su tránsito por la ciudad, apoyo siempre ofrecido con enfoque de derechos humanos, y siempre con una visión humanitaria.


En el pasado, la solidaridad de la Ciudad de México se hizo patente en episodios históricos de trascendencia mundial, dejando una profunda huella, no sólo en aquellos que encontraron en la Ciudad de México una segunda casa, sino en la ciudad misma, que también cambió, creció y se enriqueció culturalmente, de aquellos que llegaron a habitarla, como sucedió con la llegada de los exiliados durante la guerra civil española a mediados del siglo XX.


La diversidad cultural que nos identifica y enriquece como mexicanos y capitalinos, se ha nutrido de todas las culturas que hallaron en nuestra ciudad un espacio para ser y estar tras haber sido desplazados de sus lugares de origen; es por ello que las puertas se han mantenido y mantendrán abiertas para los pueblos y culturas que lo requieran, y que busquen aportar y desarrollarse conjuntamente.


Con ese espíritu fraternal entre gobiernos, y en el marco de la visita oficial del Presidente del Gobierno del Reino de España, Sr. Pedro Sánchez Pérez-Castejón, a México, el jueves 31 de enero la Jefa de Gobierno, Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, otorgó el título y medalla de Huésped Distinguido al Presidente español, acto que procura reflejar la postura de apertura y solidaridad de la ciudad, postura vigente en la búsqueda de puntos de encuentro e identidad entre los pueblos, ciudades, gobiernos y habitantes, en este caso, españoles y mexicanos.


La distinción de Huésped Distinguido se otorga como un acto simbólico que busca reconocer y estrechar los lazos de cooperación con base en los valores de la solidaridad, el respeto y la amistad entre la Ciudad de México y el gobierno cuyo representante recibe la distinción.


El nombramiento es otorgado a Jefes de Estado, Gobernadores, Alcaldes y representantes de organismos internacionales. En años pasados se nombró también como huéspedes distinguidos a mandatarios de países como China, Uruguay, Singapur y Paraguay, por mencionar algunos, dando muestra de la voluntad del gobierno de la Ciudad de México por seguir reiterando que lo que se requiere hoy y siempre, es tender puentes y no muros.